Persona leyendo para el concurso de relatos - 'Una normalidad espués'
concursos,  Libros

‘Una normalidad después’, de Holden Caulfield

¡Conoce la pieza ganadora del Concurso de Relatos de Cuatro Voces!

El 23 de abril se celebra el Día Internacional del libro con el objetivo promover la lectura alrededor del mundo. Además, también se celebra en Cataluña el Día de Sant Jordi, una festividad que une el día del libro y la feria de las rosas, símbolos de la cultura y el amor, para reivindicar la cultura catalana.

Desde Cuatro Voces organizamos para la ocasión un concurso de relatos, para así promover la escritura y sacar a la luz vuestros talentos más ocultos. El tema en el que se debían centrar las propuestas era la nueva normalidad. A continuación, te presentamos el relato ganador de esta edición.


‘UNA NORMALIDAD DESPUÉS’

(Por Holden Caulfield)


‘¿Cómo? ¿Me puede volver a repetir la pregunta, por favor? ¿Me está preguntando qué me parece la Nueva Normalidad? La verdad es que nunca lo había pensado. No sirve de nada cuestionarse, sólo lleva dolores de cabeza. Usted me entenderá, señor periodista. Si nos dicen que hay que ponerse la mascarilla yo me pongo tres, si nos dicen que tenemos que mantener la distancia social pues yo cojo y me quedo en casa. Ahora hacía mucho tiempo que no salía a la calle y, la verdad, no lo extrañaba para nada, total, últimamente las cosas se estaban poniendo un poco peligrosas, usted lo debe saber también, señor periodista, siempre veo las noticias de su canal. En casa puedo sentirme seguro y tranquilo y, hoy en día, no hace falta ni que salga a comprar nada. Un par de clicks y tengo una pizza con doble de queso y pepperoni. Otros dos clicks más y, magia, me llega un reloj nuevo. Me río de la gente que hace cola en el supermercado, pobres infelices. Imagínese la de virus que debe haber paseando por ahí. Lo mejor es estar solo en casa, sin contacto con nadie. Qué suerte que me he topado con usted para poder contarle todo esto, hacía tiempo que no hablaba con alguien. Hoy he tenido que ir a hacer unos trámites en el SEPE y estoy completamente horrorizado. Me ha quedado claro que no voy a salir nunca más. Abrazos, besos, gente disfrutando. Me parece repugnante. Todo el mundo muriendo del virus este y esas personas haciendo como si nada. Deberían ir todos a la cárcel, una semanita y verías tú cómo cambiaría la cosa. Sólo hace falta que mire a su alrededor. Mire ahí, en esas terrazas del bar, gente riendo y pasándolo bien. Mire a esa señora que va de la mano con esa niña. Indignante. Ahora mismo acabo de presenciar una escena que ni en una película de Carpenter. Se lo voy a contar porque sé que a vosotros, los periodistas, os encantan las historias. Pero que conste que queda usted prevenido. Estaba yo esperando el tren en el andén y, qué sorpresa la mía cuando vi a una chica con lágrimas en los ojos. Mientras me preguntaba que qué sería lo que le habría ocurrido llegó el tren. Al abrirse las puertas bajó a trompicones un chico cargado con no sé cuántas maletas y, de repente, las dejó caer todas a la vez y abrazó y besó a la chica como si fuera la última cosa que hiciera en esta vida. Y las mascarillas volando por ahí. ¡Lo hicieron delante de todo el mundo! Usted ya debe saber lo peligroso que puede llegar a ser eso. Puede hacerse una idea de cómo quedé después de presenciar semejante atrocidad. Piense en los abuelitos muriéndose cada día por culpa de este tipo de actos. Bueno, la cosa no acaba aquí ya que seguí mi camino y resulta que pasé por el lado de un parque y, que me arranquen los ojos, parecía uno de los círculos del Infierno de Dante. Por un lado, los niños en el parque. ¿Cómo pueden los padres llevar a los niños a jugar en momentos como este? Los niños tienen que ser conscientes del terrible contexto en el que nos encontramos, no es para andar corriendo de arriba para abajo. Después nos quejamos de cómo son los jóvenes de hoy en día, despreocupados, sin conciencia de nada. Lo más horrible que vi fueron esas personas mayores jugando a la petanca en una de las esquinas de la plaza. ¡Jugando a la petanca! ¿Usted sabe la de virus que puede tener una pelotita tocada por decenas de manos? Ni se lo imagina. Yo, que estoy informado de todo, le recomiendo que lo busque en internet y ya va a ver. De verdad que he quedado muy decepcionado con el ser humano. Qué suerte que me haya encontrado, señor periodista, tal vez sean las últimas palabras que intercambio con alguien, he decidido que no voy a salir nunca más. Ojalá que me ponga en las noticias de hoy para que todo el mundo pueda seguir mi ejemplo. Discúlpeme si he sido un poco grosero, pero confío en que usted sacará las partes que no le interesan, yo sé cómo funciona esto. La verdad es que no estaba preparado para ver lo que vi. No estaba preparado para ver que la vida seguía a pesar de todo esto. Los odio a todos.’


Sobre su autor

Su nombre es Ferran Carreras (@ferrancfiguerola en Instagram) y es realizador audiovisual. Originario de Badalona, desde que era bien pequeño ha amado viajar como el que más, ya sea físicamente o a través de historias en cualquier formato. Ha estado viviendo cuatro años en Chile hasta hace poco, que decidió volver a casa con la ilusión de seguir escribiendo su vida. Ahora, Ferran nos presenta ‘Una normalidad después’, un relato con el que, como mínimo, podrá dar por iniciado un capítulo muy interesante de su historia.

Ferran Carreras, autor de 'Una normalidad después'
Ferran Carreras (Holden Caulfield), autor de la pieza ganadora del Concurso de Relatos de Cuatro Voces.
Comparte:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *