Música

Ricky Merino versiona ‘Smalltown boy’, el ochentero himno LGTBI

Ricky Merino presenta su versión del himno LGTBI de los años 80 ,’Smalltown Boy’, del grupo Bronski Beat, que fue un cántico a la libertad sexual.

Tras lanzar ‘Bestia’ con Danny Romero, el mallorquín acaba de estrenar su sexto single desde que salió de la academia de Operación Triunfo. Esta vez nos ha sorprendido adentrándose en los años 80, con un nuevo rango vocal, buscando nuevos sonidos cercanos al electro pop y cantando en inglés

Reivindicación LGTBI

Con su interpretación, Ricky Merino, muy concienciado con el mensaje, rinde homenaje a aquellos que lucharon por la libertad sexual, para seguir visibilizando a quienes se consideren “diferentes” por su género o por su identidad. 

En esta ocasión, aporta su toque más personal con una reivindicación clara: la lucha por los derechos de la comunidad LGTBIQ+, que él mismo sigue muy de cerca.

Una muestra de ello es el mensaje que Ricky lanzaba en su cuenta de Twitter: “Aún queda mucho por hacer pese a que nos hagan creer que está todo normalizado y que tenemos todxs las mismas oportunidades”.

El clásico de la banda británica, Bronski Beat, nos recuerda lo complicado que puede resultar ser gay cuando eres un “chico de pueblo”. ‘Smalltown boy’ habla de la huída de un joven provocada por la falta de entendimiento dentro de su familia. Además de otros temas como la soledad, el acoso o la intimidación a través del rechazo social y familiar.

De esta forma, se trata de un himno para el colectivo LGTBIQ+, que fue un hit en las listas de éxitos de su tiempo. Por ejemplo, en Inglaterra alcanzó el número 3 y en Italia llegó a ser número 1.

Videoclip ochentero

Este sentimiento de libertad y aceptación se refleja perfectamente en el video musical del tema.

Las imágenes, protagonizadas por Ricky, muestran al cantante bailando al ritmo del beat en una enorme sala y luciendo un atuendo muy ochentero. Estas escenas se complementan con las del solista en una habitación con carteles y pósters también del estilo de la época. Así, plasma esa sensación de vivir enclaustrado con tu propia identidad.

Como vemos, el videoclip, obra de Salva Musté, es todo un acierto que no debe pasar desapercibido. La pareja Musté-Merino continúa ofreciendo grandes resultados en la unión de lo musical y lo visual.

Por otro lado, Ricky comenzaba una nueva etapa junto al productor Juan Sueiro, quien ha hecho un gran trabajo adaptando el ritmo pausado de la versión original a un sonido más actual.

De momento, es un misterio lo que el artista sacará después de este tema, pero lo que está claro es que será algo nos sorprenderá, porque a Ricky no hay nada que se le resista, como bien demuestra en su faceta de presentador en el talent de Netflix, ‘¡A cantar!’.

Comparte:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *