mil y una noches guitarricadelafuente
Música

Guitarricadelafuente abre una nueva etapa en su carrera con ‘Mil y una noches’

El cantante abre una nueva etapa musical con ‘Mil y una noches’, donde explora nuevos caminos y se muestra de una forma más íntima.

La extrema originalidad de Guitarricadelafuente da una vuelta de tuerca en ‘Mil y una noches’, que se publica hoy 2 de julio. Tras varios meses de reflexión, regresa un artista más personal y experimentado, profundamente sugestivo y abiertamente fascinante. Es un decidido paso adelante para un cantante y compositor que se rebela contra el encasillamiento con su nuevo tema, que inaugura una nueva etapa en su trayectoria.
 
‘Mil y una noches’ es una sucesión de imágenes visuales y musicales que se apoyan en el folclore y en la poesía, sonidos introspectivos pero coloridos, y sobre todo muy representativos de lo que se viene en la carrera del joven de Benicasim. Es, en definitiva, una evolución refinada de aquel chaval que nos sorprendió con su música y que ahora pone encima de la mesa sus argumentos como artista.

 
El nuevo Guitarricadelafuente suena melancólico pero feliz, convencido como está de que una cosa no está reñida con la otra, y apoyado visualmente en un videoclip dirigido por Pedro Artola que evoca un indisimulado optimismo basado en la pujanza de la juventud, una especie de esperanza que reta a las irresponsabilidades del universo adulto.

Nuevos caminos

Mil y una noches’ es la primera canción de un período marcado por cierta sofisticación, un proyecto conceptual producido por él mismo y Raül Refree, uno de los grandes productores del momento. Juntos descubrieron las enormes posibilidades de unas canciones que exploran nuevos caminos, pero sin perder jamás el vínculo con la tradición tal y como la entiende Álvaro Lafuente, el hombre detrás de Guitarricadelafuente.
 
En su nuevo tema se entrelazan las pistas, con elementos que van de los panderos cuadrados y de peñaparda a los sintetizadores, pasando por el bombo legüero y su propia y peculiar guitarra. Son piezas actuales pero tradicionales para un puzzle que encaja con vocación de obra selecta.
 
El resultado es sólido. También sorprendente, incluso para el propio artista. Como confiesa Álvaro: “Es como haber llegado a un punto al que quería dirigirme para comprobar lo que quería hacer, y no puedo negar que me sorprende hasta a mí”.

Comparte:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *