Portada de "Folklore". Fuente: Instagram
Actualidad,  Música

“Folklore”: el introspectivo viaje de Taylor Swift

La ganadora de diez premios Grammy revoluciona las redes con el lanzamiento sorpresa de su proyecto más íntimo, nacido durante la cuarentena.

“La mayoría de cosas que había planeado para este verano no acabaron sucediendo, pero hay algo que no planee que SÍ ocurrió”. Así anunciaba Taylor Swift su octavo álbum, “Folklore”, a menos de 24 horas de su lanzamiento oficial. 17 canciones concebidas y trabajadas a lo largo de la cuarentena en las que participan nombres tan conocidos como Jack Antonoff, Aaron Dessner (The National) y Justin Vernon (Bon Iver). 

A poco menos de un año del lanzamiento de “Lover” y con su gira internacional aplazada para 2021, Taylor Swift sorprende con un álbum completamente invernal en pleno verano. El proyecto más introspectivo y personal de la artista hasta la fecha, en el que se erige como una de las artistas más versátiles de la actualidad. “Folklore” es un viaje en el que la artista huye del ritmos comerciales y letras incisivas para abordar la nostalgia y la melancolía propias de la cuarentena, a la vez que abre la ventana a su imaginación.

Una colaboración muy indie

El familiar Jack Antonoff, que ya hemos visto en proyectos de Lorde y Lana del Rey, vuelve a colaborar y a producir parte del álbum. Y es que a estas alturas es innegable afirmar que todo lo que toca el cantante de The Bleachers se convierte en oro. Asimismo, “Folklore” cuenta con la colaboración de otros artistas indie como Aaron Dessner de la banda de rock alternativo, The National, y el rey de la nostalgia hecha música, Bon Iver. A pesar de esta gran influencia alternativa, en el álbum sigue predominando un estilo pop fresco, habitual en los proyectos de la intérprete de “Bad Blood”.

El octavo álbum de Taylor Swift crea un universo idílico, que habla del pasado, del amor, de engaños y desamores, de sentimientos oscuros pero puros. “Folklore” es una cabaña en medio del bosque, un refugio, un locus amoenus más que necesario en tiempos de pandemia. Un álbum para escapar de la realidad, que la artista ha utilizado para superar las dificultades de los últimos meses. Lo reconoce en el prólogo de su lanzamiento:

El primer single, “Cardigan” engloba a la perfección la esencia de todo el álbum. Se trata de la primera parte de lo que Swift llama “el triángulo del amor adolescente”, una serie de tres canciones que muestran tres perspectivas distintas de un mismo triángulo amoroso en puntos distintos de la vida. Una balada agridulce progresiva, complementada por el fantástico trabajo instrumental de Antonoff y Dessner.

El vídeo, que se estrenó a la vez que el álbum, fue grabado durante la pandemia tomando todas las precauciones médicas. Muestra a la artista recorriendo distintos escenarios mágicos, como bosques encantados y viejas cabañas, a través de las notas de su piano.

Por su parte Bon Iver se deshace del autotune al que nos tiene acostumbrados desde “22, A Million” para adentrarse en un crudo diálogo con la artista. “Exile”, otra balada de piano contemporánea en la que las texturas antagónicas de Swift y Vernon se mezclan en una línea armónica impecable. La historia del reencuentro de una ex-pareja tras su ruptura, en la que él le recrimina su repentina huída y ella le da a entender sus razones. No está de más tener unos pañuelos cerca para esta canción. 

En su nostálgico viaje, Taylor Swift tampoco olvida regresar a sus orígenes country, como demuestra en “Mirrorball”, Illicit Affairs” y “Betty”. El uso de armónicas, guitarras y ritmos más cálidos nos remiten a su álbum Red, pero sin dejar de lado la fresca esencia de “Folklore”. 

A estas alturas está claro que hablamos de un álbum de contrastes. El dinamismo de Aaron Dessner a lo largo del proyecto juega con la tranquilidad de Jack Antonoff. Sin embargo, la repetida yuxtaposición de temas “tranquilos” hace que algunos de ellos pasen desapercibidos o queden eclipsados por otros más notorios.

“Folklore” es una colección de temas para recluirnos en nuestro interior

La letra de las canciones viene acompañada por un minucioso trabajo orquestal y vocal, como Invisible String” o My Tears Ricochet”, la primera canción que Swift escribió. “Hoax” es la culminación del álbum: una mezcla orgánica instrumental y una letra oscura acerca de una relación tóxica. ¿El resultado? Una canción puramente cinemática más que perfecta para concluir este viaje a un mundo imaginario al que nos ha llevado Taylor Swift.

“Folklore” es un proyecto terapéutico e introspectivo, tanto para la autora como para sus oyentes. No es un álbum comercial de hits que escuchar a menudo en la radio, si no una colección de temas para recluirnos en nuestro interior. Para adentrarnos en nuestra propia realidad, curarnos y evadirnos de todo aquello que ocurre ahí fuera.

¿Ya lo habéis escuchado? ¿Cuáles son vuestras canciones favoritas? A continuación os dejamos el enlace por si aún no habéis disfrutado del viaje.

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *