Eventos,  Música

Cruïlla XXS: Rayden vuelve a la carga y brilla como nunca

Rayden regresa a los escenarios, tras 140 días de parón, y nos brinda de exclusivas en un concierto diferente y lleno de emoción.

El cielo de Barcelona se vestía de punta en blanco, el pasado viernes, porque ya sabía que esa noche tocaba cita especial. Y es que los reencuentros con personas que nos alegran la vida siempre dan que hablar y acaban ocupando un trocito muy apreciado en nuestra memoria. Cuando ocurren, además, después de un confinamiento eterno para todos, la felicidad se mezcla con adrenalina y esta última se tiñe de esperanza. Y, con Rayden como protagonista, no podía ser de otra forma.

Después de 140 días de parón, el madrileño volvía a pisar los escenarios en el Cruïlla XXS. La Anella Olímpica acogía a un enérgico David Martínez que, desde las nueve de la noche y durante los siguientes 90 minutos, no dejó de cantar e interactuar con los espectadores. Acompañado de Mediyama, regresó más vivo que nunca y consiguió, a pesar del aforo reducido, que fuese una velada inolvidable. Hasta nos brindó de exclusivas, ¡fíjate tú!

Un encuentro diferente pero con mucha fuerza

El público durante el concierto de Rayden. Foto: Gabriel Horcajada

Mascarillas, respetar distancias e intentar mantenerse en el sitio. Estas son las indicaciones que dio Rayden minutos antes de empezar a cantar y que repitió en distintos momentos de la actuación. Y es que la cultura ha sido uno de los sectores más castigados por la COVID-19 y sus consecuentes medidas de seguridad, y la lucha para la preservación de todos los actos se mantiene al día. Así lo lamentó el rapero, haciendo uso del irónico lema: Ante la duda, la cultura (en alusión a la constante relación que se establece entre los rebrotes y el mundo cultural).

En el caso del Festival Cruïlla, la organización optó por reconvertirse y pasar a un modelo con aforo limitado para evitar a toda costa la propagación del virus. Y estos últimos días, a pesar de ello, ha visto peligrar su futuro. Afortunadamente, Cruïlla XXS sigue en pie y Rayden, que se llenó la boca de reivindicaciones a favor de la cultura, pudo conquistar con mucha fuerza a un público que lo acompañó durante toda la noche.

Viejas glorias que no fallaron a la cita y un temazo made in Cruïlla

Rayden durante su actuación en el Cruïlla XXS. Foto: Gabriel Horcajada

Una camiseta de rayas, los pulmones cargados y con la actitud de un campeón. Así nos recibió el artista, que rompió el silencio con su Deja que hablen, que se suban y suman e hizo que el público, ya desde el primer minuto, estuviese dándolo todo al son de ‘Gargantua’. La siguieron temazos como ‘Pólvora mojada’, ‘A mi yo de ayer’, ‘Pan, circo, ajo y agua’, ‘Habla bajito’ o ‘Levedad’.

El rapero también quiso dedicarle un espacio a los sencillos ‘No tengas miedo’ y ‘Boom, Boom, Ciao’, de su EP inspirado en la serie televisiva La Casa de Papel que vio la luz la pasada privamera.

Asimismo, Finisterre fue uno de los temas protagonistas de la noche. Antes de empezar a cantarla, Rayden recordó con especial cariño cómo escribió años atrás esta canción: fue durante su asistencia a una edición pasada del Festival Cruïlla (y no, por contra, en la ciudad de Finisterre). Y el viernes, tiempo después, tuvo la oportunidad de disfrutarla y hacerla disfrutar a un público que se levantó de sus sillas enloquecido con cada uno de los versos.

A falta de colaboraciones, exclusivas bien potentes

Previamente a cantar ‘No tengas miedo’, el rapero quiso agradecer al público su asistencia pese a la situación desfavorable en la que nos encontramos, así como mandar un abrazo caluroso a los que, por la misma razón, no pudieron asistir. Rayden también lamentó que la COVID-19 hubiese impedido la participación de otros artistas que, por desgracia, no pudieron acompañarlo esa noche.

Para compensarlo, dio algunas exclusivas como regalo relacionadas con sus próximos lanzamientos. Agarraos…

  • El 5 de febrero sale ‘Homónimo’, su próxima apuesta.
  • La última canción del disco será un “himno de centenario” (palabras del artista): coincidirá con la canción número 100 de toda su carrera.
  • ‘Homónimo’ cerrará su segunda trilogía doble, acompañando a ‘Antónimo’ y ‘Sinónimo’.
  • El día 30 de junio finaliza la grabación del álbum, coincidiendo con el cumpleaños del rapero.

Y no todo quedó en palabras: Rayden, tras recibir un fuerte SÍ A TODO de la totalidad de los asistentes, regaló a los oídos presentes una de las canciones que podremos encontrar en ‘Homónimo’.

Un concierto cargado de sentimiento y reflexiones

Rayden durante su actuación en el Cruïlla XXS. Foto: Fernando Pérez

Sentarse y escucharse es uno de los trabajos más necesarios para hacer con uno mismo. Así quiso transmitirlo Rayden, para hablar sobre lo que él llama el sinfinamiento (haciendo referencia a la cuarentena).

Durante las semanas en las que estuvo encerrado en casa, el artista reflexionó sobre la necesidad de romper con los ideales que nos encierran y, a su vez, quieren cambiar a los demás. Y llegó a la conclusión de que si amas a alguien, debes hacerlo tal cual como es, “en su estado intacto”. Toda esta reflexión quiso compartirla antes de cantar ‘Imperdible’, que la dedicó a “todas aquellas personas que tienen historias salidas de serie”.

Ya bien entrada la noche, pudimos gozar de un Rayden más sentimental que quiso acordarse de sus abuelos y padre, que desgraciadamente ya no están, con ‘Nunca será siempre’. Una canción preciosa y de soñadores, a modo de cuento, que ahora ayuda a dormir a su hijo.

Un haz de luz a modo de despedida

El público acompaña a Rayden en la última canción de la noche, Matemática de la Carne. Foto: Gabriel Horcajada

Un buen concierto debe tener, obligatoriamente, un final que nos haga suspirar por volver a disfrutar de una buena actuación. Y así fue: un billete al queridísimo Asteroide B 612 para los amantes de El Principito (‘Beseiscientosdoce’) dio paso a la última parte del espectáculo.

La siguió una de las canciones más especiales del artista, ‘Haz de luz’, cuyos versos ponen voz a los pensamientos de todos aquellos que creen en el poder y la magia de las miradas. Porque los ojos son de quien te los hace brillar.

Que veas todas las cosas, sobre todo las más importantes,

Pero la cosa es que paradójicamente no se dejan ver las más grandes,

O se ven con los ojos cerrados, por eso será que los cerramos,

Cuando besamos, lloramos y soñamos.

Por último, y a modo de despedida, el madrileño nos encogió el corazón con su ‘Matemática de la carne’ que, por si era poca la fuerza de la canción, estuvo acompañada de un baile de luces del público. Y este último, emocionado, pidió más y más cuando Rayden recitó la última frase de una de sus declaraciones de amor más míticas. “Gracias” fue su punto final. Gracias a ti, Rayden.

Comparte:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *